Los pies en el suelo y la mirada en la luna, me aferro a esta tierra aún sabiendo soy de otro mundo.

Los pies en el suelo y la mirada en la luna, me aferro a esta tierra aún sabiendo soy de otro mundo.

miércoles, 22 de junio de 2022

PUNTO Y COMA


 " El conocimiento de tu propia oscuridad es el mejor método

 para hacer frente a las tinieblas de otras personas" Carl Gustav Jung






" En este libro se describe el caso de una psicóloga que padece un trastorno depresivo. La exposición de los síntomas, las señales de alerta y la transición a través de una desgarradora historia de superación, no exenta de sufrimiento extremo, arroja luz sobre las posibilidades de salida a esta enfermedad" Carol Marín -psicóloga- ofrece en este libro pautas para afrontar este trastorno, incidiendo especialmente en la manera correcta de acompañar a un familiar que padece este mal endémico.


"La salud mental necesita una gran cantidad de atención, 
es un gran tabú y tiene que ser encarado y resuelto" Adam Ant

Los libros de autoayuda o que dan pautas para ayudar a otras personas nunca se han encontrado entre mis libros de cabecera, no es una temática que me atraiga, por diferentes motivos, pero estaba recorriendo los pasillos de mi librería favorita cuando un pequeño libro llamó mi atención, y pude ver una jaula con la puerta abierta y el título PUNTO y COMA, lo primero que me vino a la mente fue que el libro versaba sobre alguien que había dicho: "hasta aquí" y quería poner fin a algo que quizás le estaba haciendo daño en su vida, así que por mera curiosidad leí la sinopsis y fue cuándo me encontré con la sorpresa de que trataba sobre, no solo, lo que pueden llegar a pensar y sentir quienes están en una depresión, sino cómo las personas que están alrededor pueden llegar a comprender y empatizar con dichas personas.
Como "acompañante" de una persona con depresión, que se siente impotente para poder ayudar a la persona que quiere, era una tentación inmensa comprar este libro y sin pensármelo me lo llevé conmigo, aún sabiendo que en sus páginas no iba a encontrar la solución mágica.
Es cierto, no he encontrado tras su lectura la fórmula para poder entender y saber al 100% qué pasa por la mente de las personas que padecen una depresión, porque creo que 1. cada mente aunque pueda tener factores en común, también tiene sus peculiaridades, por eso considero que cada depresión es significativamente igual y distinta 2. cada acompañante somos también distintos, aunque en honor a la verdad tengo que reconocer que me he visto reflejada en muchas cosas, y me ha hecho ver otras desde una nueva perspectiva, que creo podrán ayudarme y a la vez he visto reconocida a mi madre en muchas de las situaciones que pasa la protagonista.

Es un libro con pocas páginas, de fácil, pero en algunos momentos desgarradora lectura, un libro que intenta arrojar un poco de luz sobre un tema que hasta hace poco era considerado como tabú, en el que las personas con depresión se avergonzaban de decir que estaban enfermas, porque la sociedad en la que vivimos es muy intransigente y obliga a tapar aquello que no sea la perfección, desechando y menospreciando, incluso vejando aquello que no entra dentro de los estándares del ser humano perfecto: persona fuerte ante las adversidades, la persona gran cuidadora, la gran amiga, la gran amante, la belleza inmaculada, el cuerpo perfecto...y entonces entra en juego el sentimiento de culpa y la frustración, la ansiedad...y cuando la mente entra en barrena, ya solo existe un cristal oscuro a través del que se mira y las personas que están alrededor se sienten impotentes, porque no se sienten capacitadas de poder ayudar a las personas que más quieren, para que salgan de ese pozo. Aunque mi propia experiencia me ha llevado a casi saber qué necesita mi madre en cada momento, a veces es mi compañía en silencio, otras mi compañía con risas, otras la verdad cruda y dura y siempre, siempre, siempre mi cariño y empatía.







12 comentarios:

  1. Creo que sigue siendo un tema tabú la salud mental, como tantos otros que ya tendrían que estar aceptados y procesados en plenitud. Aunque cierto es que de un tiempo a esta parte se está hablando más de ella, y por algo hay que empezar. Del suicidio, el lado más perverso de la misma, ni te cuento. En estos temas, siempre tengo la sensación de que vamos demasiado poco a poco; pasa el tiempo y seguimos sin llegar a ningún sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ahora hay más visibilidad de esta enfermedad, porque es eso; una enfermedad que requiere de un tratamiento médico, pero sí que es bueno también que las personas más allegadas sepan, entiendan y ayuden.

      Eliminar
  2. Tema delicado donde los haya, en el que se suele pasar de puntillas y tanto si se sufre personalmente como si el afectado es una persona cercana, la conversación al respecto es escasa o nula. Por supuesto que se va avanzando, por aquí incluso se le dedico una de las famosas maratones navideñas y tuvo una gran repercusión. Pero así y todo no está en las conversaciones del día, como puede ser el cáncer, de jovencito era la enfermedad fea de la cual no se podía ni hablar, además el final siempre era el mismo, no se salvaba nadie. Algún día tendré que poner un aparte que me hizo un amigo de mi padre, explicándome lo que a nadie se atrevía y todavía por me escogió a mí para decirlo. Bueno esto no viene al caso, ha sido una divagación, para reconocer que darle publicidad libera al enfermo de esa componenda de culpabilidad de algo de la que es totalmente inocente y simplemente víctima.
    Buen post el tuyo, será cuestión de hacerse con el libro.

    Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muy necios, y hasta hace no mucho casi hablar de depresión era considerado yuyu.
      Mi madre es la segunda vez que cae en depresión, la 1era fue hace ya años, cuando yo aún estaba en la Uni, y en la que se encuentra ahora pues lleva meses, y he de decir que el haber pasado con ella una depresión me sirvió para esta segunda vez detectar qué le sucedía y "obligarla" a ir al médico. Y sí que he notado que entre aquella vez y esta ha habido bastante avance en cuanto a la normalidad de dicha enfermedad.

      Eliminar
  3. "Los que no pueden más se van..." concluye la canción de Serú Girán, apropiada canción elegiste para acompañar tu presentación, reseña y análisis de este libro de Carol Marin, pretexto para compartir tu siempre lúcida mirada y eñtrañable además, puesto que involucra a tu ser más querido que -no sabía- suele atravesar estas duras difíciles dolorosas instancias que, muy bien dices, se combaten no dejándola en soledad, porque ese es precisamente el lugar adonde "se van" aquellas personas que tienen que vérselas con la depresión, "los que no pueden más..." se van a la soledad, la respectiva soledad de cada cual en la que permanecen lo que les quede de vida (por alguna razón, vaya a saber si sentimental, existencial, patológica, de exclusión o abandono, la que fuere) y sólo de allí saldrán si les prestamos atención, si compartimos con ellos sus historias, todo lo que tienen para darnos todavía como experiencia de vida o tan sólo acompañándolas con nuestro sincero afecto y dedicacion...

    Me ha conmovido una vez más tu sensibilidad, amiga. Abrazos y más abrazos, todos y cada uno admirados por ser como sos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos.
      Así me pareció que este tema de Seru Giran le iba como anillo al dedo.
      Aún recuerdo la primera vez que mi madre tuvo una depresión, las 24 horas del día tenía que estar acompañada, porque tenía pensamientos de acabar con todo y el psiquiatra nos recomendó que no la dejasemos sola. Esta vez no sé si porque se detectó antes el problema y por tanto se atajó antes, no solo no tiene esos pensamientos, sino que la recuperación está siendo " más rápida"
      La agradecida soy siempre yo, por tus palabras y sobre todo por tu mirada.
      Un beso siempre agradecido.

      Eliminar
  4. yo tampoco suelo ser muy amigo de libros de autoayuda, aunque de vez en cuando hay alguno interesante, como los de marian rojas. éste que comentas también me tienta, me lo apunto. la depresión es algo mucho más complejo que decirle a alguien "tienes que ser más positivo". y efectivamente, tiene muchas maneras de manifestarse, no hay dos personas que la vivan de la misma manera.
    la sociedad es poco tolerante con los problemas de salud mental. si sufres alguno, no es algo que lo puedas compartir con cualquiera... aunque afortunadamente cada vez surgen más medios (desde libros hasta canales de youtube) que contribuyen a normalizar estas enfermedades.
    muchos besos a ti y a tu madre!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no me gustan ese tipo de libros, pero este no sé por qué acabó conmigo. Y como digo en la entrada no hay soluciones mágicas, lo importante de una enfermedad es que sea tratada por un médico y como en casi toda enfermedad la rapidez con la que sea atajada siempre corre a favor de la recuperación, pero también es bueno que se sepa de su existencia y que personas que sepan de verdad del tema hablen de ello, como se habla del alzheimer o del cáncer.
      Muchas gracias, chema, eres un cielo.

      Besos.

      Eliminar
  5. Si me preguntas donde está el infierno te señal aria la cabeza. Acaso no es el mejor lugar? Recorde el libro de la casa de. Los espíritus. Que sin tener que ver sobre ese. Problema clara decía..
    Todos tenemos un loco en la familia, solo que los esconden. Y nosotros abuela? Nosotros no tenemos un loco, Dios fue generoso y dividió la locura entre todos. Buena entrada Liv

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado eso que has dicho de que si existe el infierno se halla en la cabeza. Para mi su funcionamiento es de lo más complejo. Y puede ser de lo más fuerte y a la vez de lo más frágil.
      Gracias, grandullón.
      Besitos.

      Eliminar
  6. Me parece muy interesante. Me lo anoto. Gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar